domingo

33. Insegura ¿yo?

Hay días que me levanto y creo que no hay maquillaje ni ropa que puedan hacerme sentir bonita.

Hay días en que salgo de la ducha y creo que soy una diosa total. Sobre todo los días que no me lavo el pelo… porque el día que me lavo el pelo y tengo que salir a los pedos, invento mil maneras de atarlo con onda (hebillas, vinchas, colitas, sombreros). Pero el día dos es especial: el pelo ya se amoldó, pude pasarle la planchita a mi flequillo y un spray de brillo que solo se aplica cuando el pelo está seco.

Con adornos o sin adornos, siempre soy la mina que se las sabe todas, la que maneja cualquier situación, la segura.

Esa que entra a un lugar con una actitud que la rompe… y dos segundos después veo otra mina y automáticamente mi autoestima se va para el piso. De pies a cabeza la miro y veo algo mejor en ella… siempre.

Las botas, el jean (que le marca un culo terrible y seguro es más vieja que yo), la remerita… la cartera!!! Todo, ella es todo y yo… nada.

Lo peor de esto es tratar de mantener el personaje… porque yo sigo peleando el podio, pero internamente sé que ella me esta ganando. Mi lucha se refleja en mi espalda. De repente me veo toda encorvada (clara actitud de me ganó). Cuando registro la postura, corrijo rápidamente y chequeo que nadie me haya visto flaquear… pero ahí está la mirada clavada del chico que me gusta.

Mi cara intenta hacer un gesto sexy, pero debe ser patético porque él me mira y se sonríe. Yo pienso que se esta cagando de risa y disimula. Mi autoestima baja más. Para colmo aparece de nuevo la chica, haciendo un comentario que solo ellos dos entienden, se ríen y te dejan claramente afuera. Mi espalada se hace un bollito cada vez mas, me gustaria ser un bicho bolita y desaparecer. Para colmo trato de hacer algún comentario inteligente, que por alguna razón suena mal y tengo que explicar. Y cuando ya estoy sumida en el máximo horror sobre mi persona viene el dato salvador: es mi hermana, mi prima, la mujer de mi mejor amigo. Y en lugar de recobrar la confianza y pensar: ah! entonces si soy lo más! Se me cruza por la cabeza que si así son las mujeres de la familia, como serán las amigas, las ex, etc…!

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.