miércoles

32. Cuidado con el ¨Filo¨

Estaba triste y sola en este mundo abandonada… cuando de repente apareció el príncipe azul. Galante, educado, seductor, guapo, y con una camioneta que la rompe (para que vamos a mentir). Y yo me dije ¨no sucumbiré a sus encantos, pero una cena no le hace mal a nadie¨.

Y ahí fuimos. Les confieso que cuando el auto enfiló para zona centro, me quise matar… era para decirle ¨te esperaba en la oficina y de paso adelantaba laburo¨. Pero me pareció incorrecto compartir mi voz del pensamiento (sobre todo porque en ese momento estaba concentrada en mirar las manos grandes que tenía y pensando en sus dedos tocándome la concha.)

Llegamos a un resto muy cool, tomamos algo en la barra y una chica en cuatro te recibía para pasar a comer… pulpo. Si, el príncipe azul posta… ¿pero cogería bien? Porque por lo general es chico malo sexo bueno, chico bueno sexo malo.

Lo que sé es que sus dedos metían pedacitos de pulpo que erotizaban mi paladar, me hacía sentir que mordisqueaba el lóbulo de su oreja… Así excitada bajé al baño, mientras pillaba pensaba de nuevo en sus manos…

Salí del baño y un hermoso sillón atrajo a mi cuerpo. Extasiada como estaba me recosté para respirar un poco. La mujer en cuatro me espiaba desde arriba, no lo pude evitar y pensando en sus manos, lleve las mías a mi entre pierna y me toqué.

Con el olor a sexo que emanaba mi cuerpo volví a la mesa, metí mis dedos adentro de su boca mientras le daba un último tentáculo de pulpo. Lo agarré de la camisa, lo metí en la camioneta y ahí nomás me lo monté.

3 comentarios:

  1. Anónimo23.3.11

    ¿Donde queda ese lugar? quiero quiero quiero

    ResponderEliminar
  2. Anónimo24.3.11

    San Martín 975... esquina Paraguay!!! vayan y prueben.... la mujer en 4 es real!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8.4.11

    muy buen dato!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.