domingo

29. Momento de reflexión

En poco tiempo me pasaron cosas que solo pensé que les pasaban a otros. Que siempre miré como espectadora ansiando ser la protagonista. Finalmente me convertí en esa heroína solitaria, que vive su vida a su modo, sin dejar que nadie ni nada la distraiga de su objetivo.

Dejé fluir lo que venía y me encontré con distintas versiones de mí.

Conocí a ¨Roberta¨, la controladora, la que necesita rotular todo el tiempo, la que ordena y aclara una y mil veces las cosas. La que corta la corriente cuando siente que no está avanzando en el sentido correcto. No me llevo bien con ella, no puedo callarla. Está en mi cabeza hablando todo el tiempo, sacando conclusiones, haciendo cuentas, calculando.

También apareció ¨Rosita¨, la carente afectiva. Ella se aferra a cualquier encuentro amoroso y proyecta una vida con el otro. Hace futurología con solo escuchar una palabra de afecto. Ella me toma por completo, me arrastra a terribles estados de tristeza, a sentirme más sola de lo que estoy. Se culpa cuando del otro lado no hay respuestas, piensa que es ella la que hace algo mal y trata de solucionarlo, aunque con eso traicione mis propias convicciones. Me invade el alma, no puedo arrancarla.

¨Yanina¨ me conecta con un estado primitivo, con algo felino, animal. Busca sexo, busca carne, piel. Necesita que la toquen, que la deseen, que la besen, la chupen, chupar. Da placer, disfruta viendo a otros comiendo de ella. Provoca, no busca aprobación. Es. Se me sale por los poros, trato de taparla, pero se deja ver. Esta siempre al acecho.

Me convertí en protagonista de mi propia vida. Me perdí buscando sin saber que. Encontré lugares secretos, algunos oscuros, otros más claros. Ahora entendí: lo que estaba buscando era a mí.

2 comentarios:

  1. Anónimo25.2.11

    no le puse nombre a mis personalidades.. pero genial ponerlo de ese modo!

    ResponderEliminar
  2. genial! Me senti absolutamente identificada. Hay algo a los 30, algo que te obliga a abandonar los personajes y conectarte con todas las mujeres que sos. Aceptarlas a cada una de ellas, porque solo aceptándolas te podes conocer.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.