domingo

23. Autoayuda

Iba en el colectivo ensimismada leyendo una novela. Escucho, o mejor dicho creo ver de reojo que la vieja que estaba sentada al lado mío me estaba tratando de hablar. Finalmente escucho

¨ ¿Qué libro de autoayuda estas leyendo? ¨

Y yo

¨ ¿Qué? ¨

Y ella insistió

¨ Que ¿Qué libro de autoayuda estas leyendo? ¨

Y yo (pasmada)

¨ Ninguno, es una novela ¨

Y ella (con cara de lástima)

¨ Ah…¨

Seguí tratando de leer pero mi mente no paraba de pensar que cara debía tener yo para que una señora que no me conoce piense que estoy leyendo material de autoayuda.

Ok, cuando salgo de laburar suelo estar transformada por el mal humor, pero justo hoy había tenido un buen día. En general hacia el final del día estoy despeinada, pero eso no es como para que busque ayuda si no un peluquero.

En fin, solo llego al mismo punto de siempre: mi estado interior llega a reflejarse de tal modo que cualquiera que no conozca puede darse cuenta que estoy desesperada.

¿O habrá sido que estoy leyendo un libro que marco con resaltador frases que encuentro adorables para usar de nick en mi facebook?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.